Sujetador postoperatorio, todo lo que necesitas saber

Muchas chicas sueñan con tener el pecho unas tallas más grandes de lo que tienen. Por ello, muchas deciden aumentarlo y pasar por quirófano. No obstante, como en cualquier operación, a la salida de quirófano debe llevarse a cabo un post operatorio en durante el cual deben llevarse a cabo una serie de indicaciones para una recuperación positiva y efectiva.

Una de esas indicaciones es el uso de sujetadores específicos. Por ello, en nuestro artículo de hoy, hablaremos de los sujetadores postoperatorio. Si te estás planteando hacerte un aumento de pecho, deberías leer este artículo en el que resolveremos tus dudas relacionadas con este tipo de lencería específica.

 

¿Qué es un sujetador postoperatorio y para qué sirve?

Estéticamente, el sujetador postoperatorio es muy parecido a un sujetador deportivo, ya que el aspecto predominante y la función principal de ambos es la sujeción. La finalidad del sujetador postoperatorio es la de mantener el pecho colocado de la forma adecuada para facilitar la adaptación tanto de las prótesis mamarias como la de los tejidos. Por ello, este tipo de sujetadores se utilizan tras operaciones tanto de aumento como de elevación. Además, estos son, sin lugar a dudas, la clave de la recuperación, de su uso dependerá el resultado final.

¿Cómo son los sujetadores post quirúrgicos?

Los sujetadores postoperatorios tienen ciertas particularidades y características, como:

  • Los materiales de fabricación suelen ser tejidos elásticos, que aportan compresión y soporte. Además tienen tacto suave y liso.
  • Cuentan con la particularidad de ser ajustados a medida que tu recuperación progresa. Por ello, tienen el broche frontal con el que ampliar o reducir la medida del sujetador para proporcionar un buen apoyo.
  • Tienen bandas gruesas y elásticas para levantar la zona del pecho.
  • Sus copas están moldeadas y blandas de materiales suaves para proteger el pecho y favorecer su curación.

 

¿Cómo elegir un sujetador postoperatorio?

Esta es una de las dudas más recurrentes cuando se trata de este tipo de sujetadores al que no estamos acostumbradas a usar. Sin embargo, no tienes de qué preocuparte, ya que en la clínica estética en la que te realicen dicha intervención te ayudarán y proporcionarán la información y pautas necesarias para elegirlo y comprarlo. De hecho, hay clínicas en las que incluso te lo proporcionan.

Si no es el caso, podrás encontrarlos en tiendas de lencería, como la nuestra donde podrás comprar sujetadores post quirúrgicos de primeras marcas, y en tiendas de ortopedia. Ya que es necesario contar con él antes de la cirugía y llevarlo al hospital.

A la hora de elegirlo debes guiarte por el asesoramiento de tu cirujano plástico para conocer qué talla y copa necesitas para que tu pecho se acomode adecuadamente tras la intervención. No obstante, esto no tiene por qué significar que esa sea la talla definitiva de tu sujetador. Ten en cuenta que después de ser operada, tu pecho estará unos días inflamado y por tanto, más voluminoso de lo que estará finalmente.

¿Tengo que usar siempre el mismo sujetador postoperatorio?

La respuesta es sí. La primera semana deberás llevar el mismo, aunque puedes comprarte varios recambios exactamente iguales para poder lavarlos. Después de la primera revisión con tu cirujano, este te dirá si necesitas cambiarlo o no, por uno de otra talla. Es importante que sean siempre el mismo estilo, sin costuras internas, con alta sujeción, con tirantes adaptables, sin aros y con copa bien formada.

Además, debes tener en cuenta que durante los primeros treinta días, deberás usarlo a la hora de dormir para que los implantes se acomoden y ayudar en el proceso de cicatrización. De hecho, los cirujanos aconsejan usarlo a la hora de dormir al menos, durante los 6 primeros meses después de la operación, aunque por el día su utilicen otros.

 

¿Cuánto tiempo tendré que usar el sujetador postoperatorio?

Deberás usarlo las 24 horas del día durante los dos primeros meses (salvo para ducharte), ya que no es hasta el tercer mes de la operación, cuando el pecho adquiere su posición final.

El cambio a los sujetadores normales dependerá de la valoración de tu cirujano, de la evolución de la paciente y el tipo de cirugía. Por ejemplo, una elevación de pecho requiere de más cuidados que un aumento, después de la operación. Ya que la elevación (mastopexia) es una cirugía que conlleva una reconstrucción mamaria, además de la colocación de la prótesis, si fuera necesario.

No obstante, la mayoría de los cirujanos recomiendan el cambio de sujetador a partir de los dos meses. Eso sí, estos deberán ser sin aro y sin relleno para llevar a cabo una adaptación progresiva a los sujetadores con aro y relleno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *